martes, 8 de abril de 2008

Trabajo de verano en el Lago de Sanabria

_
Revista El Mercado de Sanabria. La Publicación Comarcal de Sanabria y Carballeda. Octubre 2003. Número 93. Sección "Libre opinión".




Es de suponer que el fin de cada temporada exige una evaluación para no repetir errores, y si no lo exige debería hacerlo porque, por lo que me vengo enterando, estos "errores" que paso a explicar se vienen repitiendo año tras año desde los comienzos del "boom" de la restauración en los centros turísticos.
De lo que se trata es del ansia desmedida y abusiva de algunos empresarios de "hacerse el año" en solo dos meses cueste lo que cueste (siempre que no le cueste a él o al menos al que me tocó a mi en "suerte") y caiga quien caiga (hablo de empleados y clientes porque el que nunca se arriesga a caer es el propio empresario) y también se trata de aquellos españoles retornados a la espera de la homologación de nuestras titulaciones, inmigrantes y/o jóvenes en su primer trabajo que, por falta de experiencia en el ramo, caen en semejantes garras.

Empecemos por el principio, las contrataciones. Se contratan cocineras de bar para hacerlas pasar ante los clientes (y de paso un poco de autoengaño) por la mejor cheff digna de un lugar que se atreve a cobrar lo que la escasa cantidad y calidad de las comidas no merece, y al resto del staff con la menor experiencia o nivel educativo posibles, no sea cosa que intuyan los derechos legales y éticos que los amparan. Y hablando de leyes, no entiendo como, personalmente, con más de 20 años de experiencia laboral, pude firmar semejante basura de contrato; pero menos entiendo como los inspectores laborales no los consideran ilegales: 40 hs. semanales estipula el contrato, además de exigir que se respeten los descansos legales, pero los empresarios se permiten el "detalle" de no completar el espacio que establece horarios de comienzo y fin de la jornada laboral ¿Qué pasa? Los inspectores ¿No saben "leer" los espacios en blanco y el peligro de abuso que conllevan? ¿No se enteraron los inspectores que los restaurantes permanecen abiertos mas de 11 hs. diarias de lunes a lunes siendo atendidos en muchos casos por los mismos empleados durante toda la jornada y todos los días? Eso da un total de 77 hs semanales sin librar ningún día, salvo la tarde que se le pudo "arrancar" tres días antes de la finalización del contrato, cuando ya casi no había turistas, y porque el cuerpo y la cabeza no daban para mas. Y con respecto a los descansos diarios, si no había platos para fregar había descanso, si no, 10 o 20 minutos y vuelta a trabajar hasta la 1 ó 2 de la madrugada (salvo que por alguna razón que solo Freud podría explicar, el empleado conecte con la psicopatía del empleador, que, como supondrán no fue mi caso, lo que le permitirá tomarse descansos dentro y fuera de los poco claros horarios de trabajo)

Nosotros, además, vinimos de Asturias cinco días antes del 1 de julio, comienzo de temporada y de contrato, porque el dueño, con su mejor cara de Santo de Calcuta, nos pidió limpiar el lugar que permanece cerrado todo el año y así conocernos entre los empleados. El restaurante abrió el último fin de semana de junio; a ustedes ¿Les pagaron esos días trabajados sin contrato? Porque a mí no; los inspectores ¿Hubieran venido a defender nuestra inexperiencia de haberse enterado de que estábamos trabajando con el local abierto al público y sin papeles? Es más ¿No estaban enterados? Ahora que lo saben ¿Van a hacer algo o hay que saber "contactar" al inspector adecuado?

Otro detalle; nos preguntó si queríamos firmar hasta el 1 de septiembre, yo pensé "Bueno, un día más no es nada y me puedo ganar unos Euros " Pero el pícaro empresario que necesita pasar el invierno lo más holgadamente posible, nos presenta ese último día tres nóminas que no coinciden ni por casualidad con las cotizaciones del certificado de empresa, y que en algunos casos ni siquiera hacen constar el período de liquidación. O sea, artimañas por el estilo de por medio, ese día tampoco me lo pagó y van....¡Seis días de trabajo gratis! ¿A quién le pido explicaciones si las nóminas ni siquiera llevan firma de la asesoría que los mal confeccionó?

No hay argumento alguno para semejante avaricia, la temporada fue muy buena, superó la capacidad y posibilidades del comercio y de su personal, pero al hostelero no le importa que el tamaño de las freidoras, por citar un inconveniente, no pudiera sostener semejante ostiazo ni que, por lo tanto, al cliente que esperó más de una hora para conseguir lugar le llegue el escalope medio crudo e inundado de aceite, mientras pague...y si se queja se le regala un chupito que no hace mella en la economía empresarial ni reduce las próximas vacaciones del dueño.

El restaurante se cierra el último minuto del último día de la temporada, no sea cosa que el hombre se pierda un solo céntimo tan poco eticamente ganado, total, los empleados pueden quedarse hasta cualquier hora limpiando el local para el próximo año como agradecimiento al empresario que nos dio la posibilidad de reinsertarnos en nuestra sociedad....y porque el contrato no establece horarios de trabajo (¿Se acuerdan inspectores que se los comenté?). Por la primera razón supongo que se sentía con derecho a infligirnos a algunos semejante presión psicológica que dejó a uno en el camino solo 10 días antes de terminar la campaña y en condiciones anímicas preocupantes. Como, a la sazón, somos compatriotas, no faltó luego alguna que otra frasecita xenófoba y subestimante que aumentó la presión, provocando en quien escribe problemas para respirar al enfrentar la menor dificultad, inapetencia, irritabilidad en el carácter, miedos irracionales (síndrome de ansiedad, explican los psiquiatras), mas molestos dolores de cintura y cosquilleos en la columna a causa del esfuerzo físico.

En plan de concienciar a los vecinos sanabreses, ante mis comentarios al respecto suelo escuchar "Bueno, se sabe que el verano aquí es así"; pero yo sospecho que el verano no ES así, lo HACEN así, y además sospecho que el trato al empleado y al cliente también es publicidad turística.
Aunque sea por eso, señores inspectores, deberían cuidarnos.

Bibiana Fernández Simajovich



Periódico La Nueva España. Asturias. Miércoles 8 de octubre de 2003. Sección "Cartas al director"

CAMPAÑAS DE VERANO EN LOS CENTROS TURISTICOS




8 comentarios:

jose montalvo dijo...

Entre las muy diferentes y repugnantes formas de hacer dinero, se encuentra la explotación de los trabajadores, lo cual tiene carácter universal y eterno. Si dice que detrás de cada fortuna, existe un gran pecado. Pues bien la explotación del ser humano es precisamente uno de los pecados más frecuentes

Bea dijo...

Pero ET, qué horror, qué asco de empresarios egoistas y ecplotadores.
Y ahora dinos qué restaurante es ese, para no ir y no recomendarlo.

Joseba M. dijo...

Se me han quitado las ganas de perderme en el otoño del lago, con todas esas hojas pintando el suelo, aquellas cabañas... una chimenea...
Me solidarizo (y mimetizo con vos) y castigo el entorno.
Yo le hubiese saqueado la caja al tal empresario; soy de barrio arrabalero, lo siento.
Un abrazote, Bibi.

jose montalvo dijo...

Modifiqué mi perfil. Perdona el atrevimiento pues en efecto se ve como un plagio y no como una inspiración.
Saludos

Una ET en Euskadi dijo...

Jose
Agradezco tu sinceridad, el buen gesto de no haber rechazado mi comentario al respecto, y la generosidad que has mostrado desde un principio hacia mi trabajo. Pero ¡Por favor!¡No lo vuelvas a hacer!¡Ni conmigo ni con nadie! Hay que ser muy cuidadoso con esas cosas. Recordá que la creación dignifica al creador pero la copia humilla y empobrece a ambas partes.
Saludos

Una ET en Euskadi dijo...

Bea eta Joseba
Y hubo más, mucho más: al camarero que se fué 10 días antes, le pagó la parte del sueldo que le correspondía ENTERAMENTE en moneditas delante de mis ojos, como para que me quedase bien clarito como me tenía que comportar desde ese momento hasta el fin de la temporada si no quería que me pasara lo mismo. Y no me pasó lo mismo; a mi simplemente el último día me hizo firmar todas las nóminas con su mano arriba impidiéndome ver lo que firmaba, así pudo colar un folio en blanco que también firmé, y con él se fueron mi finiquito y mis vacaciones.
Más: me llevó a un juicio rápido por amenazas e insultos. La jueza desestimó las amenazas y me impuso una multa de 60€ por los insultos ("Te perdonó la vida" me dijo la secretaria del juzgado, "No, simplemente se solidarizó" le contesté)¡Nunca pagué algo con tanto gusto!
La guinda de éste postre: finalizada la temporada de verano, todos los años el tío deja ésta parte del mundo materialista e inhumana y se va a Calcuta porque....¡¡¡¡ES VOLUNTARIO DE LA CONGREGACION DE LAS MISIONERAS DE LA CARIDAD!!! (¡Tocate lo que quieras!)
De mi parte también hubo más: Este mobbing de 24 hs durante 2 meses me costó casi 2 años de tratamiento psiquiátrico, y de vez en cuando tengo alguna recaída. Aún hoy a casi 5 años de los hechos, todavía, algunas noches, sueño con él.....

Bea dijo...

Y ahora dinos, cúal es el nombre del reataurante que regenta tan "encantador" y "caritativo" empresario, por favor.

Una ET en Euskadi dijo...

Me encantaría, Bea, me encantaría. Ya lo hubiera querido hacer en su momento en la revista. Pero el mismo editor me dijo que quitaría algunos detalles identificativos para evitar demandas...pero si vas a los lagos de Sanabria con esos detalles cualquiera te diría quien es.
Muxus

¡¡SI!! TU ME ESTAS DANDO MALA VIDA, YO PRONTO ME VOY A ESCAPAR...